logo


                 [    Esto es lo que sabemos de el…pero…¿qué hay de su vida? ¿quién es el en verdad?
                     Nosotros los Mexicanos exigimos conocer mejór a nuestros candidatos - sus valores,
                     sus errores, sus creencias, y sus promesas. Nosotros queremos propuestas no basadas
                     en el pasado, sino en el futuro; no solo el nuestro, sino el de nuestros hijos y nietos.           ]

Andrés Manuel López Obrador

andres manuel lopez obrador

 

Fecha de nacimiento:
13 de Noviembre, 1952

Lugar de nacimiento:
Macuspana, Tabasco

Partido Político:
PRD (Partido de la Revolución Democratica), y PT (Partido del Trabajo)

Estudios:
Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública en la UNAM

Página de Internet:
www.lopezobrador.org.mx

 


                "Yo no lucho por cargos públicos, yo lucho por ideales y por principios."


ORÍGENES

Andrés Manuel López Obrador inició su trayectoria política en Tabasco a finales de la década de 1970 y, en 1988, se unió a la corriente que encabezó Cuauhtémoc Cárdenas en protesta contra el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Mientras ese año Cárdenas contendió por la presidencia, López Obrador lo hizo por primera vez por el gobierno de su estado natal. Poco después, una vez fundado el Partido de la Revolución Democrática (PRD), fuerza política de izquierda, fue nombrado dirigente estatal.

En 1994 compitió por segunda vez por el gobierno de Tabasco. Perdió los comicios, pero afirmó que el PRI había cometido fraude y comenzó una marcha hacia la Ciudad de México en protesta contra los resultados.

Fue dirigente nacional del PRD de 1996 a 1999 y, un año más tarde, ganó las elecciones para jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF). Como gobernante de la capital mexicana, construyó una base de apoyo que le permitió lanzarse por la presidencia por primera ocasión en 2006.

FORTALEZAS Y DEBILIDADES

Medidas como la creación de una pensión universal para adultos mayores y su lema “Primero los pobres” le ganaron el respaldo de clases medias y bajas, de acuerdo con analistas.

Dentro del GDF y del PRD forjó un equipo cercano de colaboradores que lo apoyaron en su primera contienda presidencial y lo hacen ahora. Algunos de ellos son Ricardo Monreal, Alejandro Encinas y Claudia Sheinbaum.

Su reacción tras las presidenciales de 2006 —cuando instaló un plantón en una de las principales avenidas de la capital, instauró un autodenominado gobierno legítimo y tachó de “espurio” al de Felipe Calderón— le valió críticas de grupos empresariales y de otros partidos, que lo acusaron de intransigente y no respetar a las instituciones.

SUS DESAFÍOS

Integrantes de su equipo de campaña admiten que uno de sus retos es acercarse con grupos de los que estuvieron distanciados hace seis años, como los empresarios. Afirman que por esa razón han recorrido todo el país y buscado un contacto directo con esos sectores.

El propio López Obrador reconoce que hay gente que no cree en su proyecto, pero sostiene que su popularidad crece de forma sistemática y, por ello, duda de las encuestas que lo sitúan en el tercer lugar de las preferencias.

................................................................................................................................................................................

PROMESAS Y PROPUESTAS

 

POLITICA

¿Cuál sería su principal medida de combate a la corrupción?
Actuar con el ejemplo.

¿Haría una revisión de lo ocurrido en términos de corrupción en los dos gobiernos panistas?
Ya lo dije: justicia, no venganza.

¿Cuáles serían sus criterios para conformar su gabinete?
Los mejores... a partir de la enseñanza histórica: el mejor gabinete de la historia fue el del presidente Juárez, era gente libre, con criterio, no empleados del Presidente. Vamos a tener un gabinete así, independientemente de la afiliación partidista. Estén donde estén: los mejores.


ECONOMIA

Usted ha dicho no al IVA en alimentos y medicinas, pero ¿qué opción daría para aumentar los ingresos del Estado?
Tenemos una propuesta para fortalecer la hacienda pública, que consiste en tres medidas o decisiones:

  1. Reducir el gasto del gobierno, sobre todo el gasto destinado a la alta burocracia. El presupuesto anual es de 3 billones 500 mil millones de pesos; la nómina del gobierno significa destinar 860 mil millones de pesos, ahí están los sueldos de policías, médicos, maestros, servidores públicos que cumplen una función social, pero también los sueldos de los de arriba y encontramos que 3 por ciento de los que trabajan en el gobierno se llevan 190 mil millones de pesos. Reduciendo a la mitad estos salarios y con otras medidas se pueden tener 200 mil millones de pesos.
  2. La segunda es el combate a la corrupción. Calculamos que con un plan anticorrupción, poniendo el ejemplo de arriba hacia abajo, ahorraríamos cuando menos otros 200 mil millones de pesos.
  3. Y la tercera es una reforma fiscal progresiva. Que pague más el que tiene más. No crear nuevos impuestos, ni aumentarlos, sino terminar con los privilegios, sobre todo con la llamada consolidación fiscal. Eso lo tenemos que revisar y nos va a dar recursos. Hay además muchas excepciones; por ejemplo, las mineras, muchas de ellas canadienses: no pagan impuestos por la extracción del mineral, se les exentó en el gobierno de Salinas, y en Canadá tienen que pagar el 15 por ciento. ¿Qué planteamos? no quitarles la concesión, porque no vamos a actuar de manera arbitraria, pero que paguen impuestos, como los pagan en Canadá.

Además, vamos a partir de la confianza al ciudadano, al contribuyente, no lo vamos a ver como un delincuente en potencia; estamos planteando un sistema de simplificación fiscal en donde todos tengamos que manifestar nuestros ingresos. Y no tener tantos auditores fiscales, sino llevar a cabo una fiscalización por sorteo, todo a partir de la confianza, porque si la gente asimila que sus impuestos ya no se van a mal usar, que no se los van a robar, todos vamos a contribuir; es decir, no van a ser impuestos, van a ser contribuciones. Todo esto podría dar otros 200 mil millones de pesos.

Y por el lado del gasto, ¿cuál sería su política?
La prioridad tiene que ser impulsar actividades productivas y crear empleos. Esto es, rescatar al campo para lograr la autosuficiencia alimentaria; modernizar el sector energético para usarlo como palanca de desarrollo, lo que incluye construir cinco refinerías para dejar de comprar las gasolinas en el extranjero; apoyo a la pequeña y mediana empresa, al comercio, y el crédito: vamos a hablar con los banqueros para que cumplan la obligación de dar crédito para toda la actividad productiva y que el crédito sea muy barato en cuanto a tasas de interés para reactivar la economía y generar pronto los empleos.

¿Considera factible que el IMSS y el ISSSTE se conviertan en un solo sistema de seguridad social de acceso universal?
Tiene que analizarse la posibilidad de un solo servicio público de salud y garantizarle a todos ese derecho. Conozco el Estado de bienestar europeo y es algo que nosotros queremos llevar a cabo.

¿Aunque haya quien dice que el colapso de la economía europea se debe al financiamiento de este Estado de bienestar?
No, eso es lo que dicen quienes desde hace mucho tiempo no están de acuerdo, pero la aportación más importante de los europeos al desarrollo después de la Segunda Guerra Mundial fue eso. Se tiene resuelto el problema de salud, el problema educativo, hay pensiones para adultos mayores, los estudiantes tienen becas... es algo que podemos llevar a la práctica. ¿De dónde va a salir el dinero?, ya te hablé de una bolsa de 600 mil millones de pesos que podemos usar para eso.

¿Promovería la concesión de una tercera cadena de televisión nacional?
Vamos a democratizar los medios, ése es un problema del país. La élite del poder... ya me dijeron mis amigos, gente cercana, que no les gusta que diga la mafia del poder, por eso ahora voy a hablar de la élite del poder o del monopolio del poder... la verdad es que dominan porque tienen el control de los medios, con honrosas excepciones, pero sobre todo tienen el control de la televisión, y en particular Televisa. Es el principal medio de control y manipulación de la élite, ellos son los que administran la ignorancia. En este caso, como en todos los monopolios, la mejor receta es la competencia. No puede ser que de cada 10 mexicanosocho reciban la información de Televisa o Azteca. O que de cada 10, nueve tengan la telefonía de Telcel. Planteamos democratizar los medios, que no haya ninguna limitación, que si acaso sea de tipo técnico. Abrir. Que Reforma tenga televisión abierta, que La Jornada tenga televisión abierta, que la UNAM la tenga o cualquier ciudadano. Si Slim quiere meterse al negocio de televisión, que lo pueda hacer; como también, si Azcárraga o Salinas Pliego quieren meterse a la telefonía, que lo puedan hacer.


SOCIEDAD

¿Usted mantendría el programa Oportunidades?, ¿revisaría los programas sociales?
Revisarlos. Ver cómo se beneficie más a la gente, evitando que haya abusos, corrupción, discriminación. Lo mismo en el Procampo. Eso no significa dejar de apoyar, sino revisar quién está en los padrones y beneficiar mucho más a la gente, limpiándolos.

¿Enfrentaría a la industria refresquera y de alimentos procesados para atender el problema de obesidad en el país?
He recorrido todo el país, visité todos los municipios, todos los de usos y costumbres, y me llamaba mucho la atención ver en todos los caminos envases de plástico de estas bebidas. La gente va a tomar refrescos, muy caros y muy dañinos. ¿Qué hacer?, un programa de orientación nutricional, y vuelvo al papel de los medios: eso es lo que deberían estar haciendo, decirle a la gente cómo alimentarse mejor. Hay que fomentar todo lo que tiene que ver con buenos hábitos alimenticios y no permitir que entren a las escuelas estos productos; es el caso de las Sabritas o el de la Coca-Cola, que desde luego hacen daño, pero no es sólo el problema de salud que causan, sino el costo que tienen para la gente.

 

EDUCACION

Para los cambios que usted plantea en educación, ¿lo puede hacer estando al frente del sindicato Elba Esther Gordillo?
No se puede hacer nada, no se puede cambiar, si no se hace a un lado a Elba Esther. Lo primero que tenemos que hacer es que Elba Esther ya no maneje la educación del país: su yerno es el subsecretario de educación básica, que es prácticamente todo. Con todo respeto a Lujambio y los que han estado allí, pero están de florero, de adorno. Elba Esther es la que manda y eso no se puede permitir, y de nuevo: no es un asunto de venganza, es un asunto de justicia. La educación no puede estar en manos de esta señora, ella encarna la inmoralidad.

Roto este pacto con ella que hizo Fox y renovó Calderón, ¿qué más haría en educación?
Primero aclaro cómo se lograría que Elba Esther no esté ahí: el método tiene que ser democrático, permitir que los maestros elijan libremente a sus dirigentes. Si hay democracia sindical, no van a estar estos representantes ahí. Tenemos que tener una alianza con los maestros para mejorar la educación en dos sentidos: primero, mejorar la calidad de la enseñanza. Segundo: se ha avanzado en cuanto a cobertura en educación básica, pero esto no pasa en la educación media y superior. Ha sido una irresponsabilidad rechazar a los jóvenes en los últimos tiempos con el pretexto de que no pasan los exámenes de admisión. En realidad lo que no hay son espacios. Planteamos 100 por ciento de admisión. Para eso hay que utilizar bien la infraestructura que ya se tiene y habilitar al inicio instalaciones, maestros, recursos. He hecho cálculos: la UNAM tiene 320 mil alumnos, cuesta 25 mil millones y los rechazados al año son 300 mil. Lo que se requiere son 25 mil millones de pesos.

¿Que también salen de los 600 mil millones?
Sí. Ni siquiera es el 1 por ciento del presupuesto, y es algo fundamental. Es preferible tener a los jóvenes en la universidad, becados, que en las calles. Es un asunto también de seguridad.

 

SEGURIDAD Y CRIMEN ORGANIZADO

¿Ordenaría el regreso del Ejército a sus cuarteles?
De inmediato no, porque no se tiene una policía confiable ni preparada para enfrentar a la delincuencia organizada. Pero gradualmente tiene que regresar, porque no es su función. No estoy de acuerdo en que el Ejército se utilice para tratar de resolver problemas de origen social; no se debe socavar una institución tan importante en funciones que no le corresponden.

¿Cómo implementarlo?
El problema de la inseguridad y la violencia debe enfrentarse atendiendo primero las causas. No se ha querido entender que lo principal es reactivar la economía, generar empleos, crear oportunidades y, sobre todo, atender a los jóvenes que han sido marginados, que se les han cerrado las puertas del trabajo y el estudio. Se comenta que esto da resultados sólo en el mediano plazo; no es cierto, se puede hacer en el corto plazo. Nuestro propósito es incorporar a los jóvenes al trabajo y al estudio desde el primer día de gobierno.

Pero no bastaría con eso: se necesita nombrar en las instituciones de seguridad y procuración de justicia a gente honesta, y atender el problema de seguridad y violencia de manera permanente: cuando fui jefe de Gobierno, todos los días, incluyendo sábados y domingos, tenía una reunión con el gabinete de seguridad en la mañana. Recibía el parte de la policía, veíamos todos los delitos cometidos y ahí tomábamos decisiones. Creamos además 70 comités territoriales y ahí se hacía lo mismo, con los jefes de policías, los ministerios públicos, y tenía una mujer representándome en cada uno de esos comités. No se puede delegar este tema, no puede haber reuniones semanales o quincenales con el gabinete de seguridad.

¿Un esquema así se puede replicar a nivel nacional?
Sí, y desde luego también la comunicación con gobernadores y con presidentes municipales. Hoy no existe eso, hay teléfono descompuesto entre quien está como Presidente y los gobernadores. También hay una gran descoordinación entre la Marina, el Ejército y la Policía.Además, se tiene que profesionalizar a la policía, darles formación, capacitación. Hay también que mejorar sus sueldos. Todo esto debe hacerse en un programa integral.

Con este programa, ¿podría hablarse de una fecha tentativa para el regreso de las tropas a los cuarteles?
Sí. Al final del primer año de gobierno.

¿Considera pertinente y necesario abrir una investigación sobre la guerra contra el narcotráfico de Calderón?
Debemos ver hacia adelante, soy juarista y debemos pensar en la justicia, no en las venganzas.

Javier Sicilia y su movimiento proponen una Comisión de la Verdad, ¿colaboraría con ella para que se investiguen los abusos militares?
Sí, desde luego. Si se cometieron delitos, se tiene que aplicar la ley, pero que no haya venganza, ni represalias. El triunfo nuestro en el 2012 tiene que significar el inicio de una etapa nueva, vamos a buscar la reconciliación nacional y vamos a terminar con la politiquería expresada en dar golpes espectaculares o eso de meter a la cárcel a un pez gordo. No los estoy exonerando, pero no va ser ésa la tónica del gobierno; queremos sacar adelante al país y tenemos que ver hacia adelante, buscar la unidad. Y el cambio más importante se va a dar porque ya el gobierno va a estar en manos de los ciudadanos, del pueblo, va a haber una verdadera democracia y se va a actuar con honestidad, responsabilidad, profesionalismo; se va a respetar a todos, se va a escuchar y a atender a todos, y se va a dar preferencia, eso sí, a la gente humilde. He venido sosteniendo desde hace mucho tiempo que por el bien de todos, primero los pobres. Este problema grave de inseguridad y violencia se ha originado, en mucho, porque no ha habido crecimiento, no hay empleos y no se atiende a los jóvenes.

¿Hacerlo reduciría la violencia?
Sustancialmente. Y tengo la experiencia: los programas sociales que se aplicaron en el Distrito Federal ayudaron mucho para atemperar la delincuencia. Eso, y no permitir la corrupción.

¿Cuál es su postura respecto a legalizar algunas drogas?
Se tiene que pensar y reflexionar. Nosotros haríamos todo lo que le convenga al pueblo de México y, si en el extranjero no les gusta una decisión que tomemos, pero es benéfica para los mexicanos, se va a llevar a cabo. Pero desde luego no vamos a actuar con improvisación, no va a haber un gobierno de ocurrencias, todo va a estar bien reflexionado, sopesado, para ver todas las consecuencias que puedan darse cuando se tome una decisión. Lo que hizo Calderón, de pegarle un garrotazo al avispero a lo tonto, ve en qué situación nos puso, porque no tenía un diagnóstico, no sabía lo que iba a enfrentar, ni el grado de contubernio que había entre la delincuencia organizada y las autoridades locales. Se dice fácil, pero es muy irresponsable actuar así. Entonces, en esta pregunta que me haces, hay que analizar, por ejemplo, si no se provocaría que la delincuencia organizada cambie de giro, que ahora se ocupara ya no de la droga, pero sí del secuestro o de la extorsión. Después de sopesarlo con responsabilidad y tener una propuesta, hay que ponerla a consideración de los ciudadanos. Por eso, una de las pocas reformas que haríamos a la Constitución sería incluir el derecho ciudadano al plebiscito, el referéndum, la consulta popular y la revocación del mandato.

¿Qué dice a quienes proponen pactar con el crimen organizado?
No creo que sea lo correcto. Tiene que atenderse el problema de manera distinta, eso sí; cambiar la estrategia a como lo estoy planteando.

¿Qué opina del surgimiento de grupos como los Matazetas?
No estoy de acuerdo con nada que signifique actuar fuera de la legalidad o solaparlos de manera encubierta por el mismo gobierno. Nada de paramilitares, esto no se puede dar. Tenemos que actuar respetando los derechos humanos de todos.

 

PETROLEO Y PEMEX

Como fruto de la Revolución Mexicana, se estableció en el Artículo 27 de la Constitución el dominio de la Nación de los recursos naturales, entre ellos, "el petróleo y todos los carburos de hidrógeno, sólidos, líquidos o gaseosos". Este principio rector se hizo valer en 1938, cuando el Gral. Lázaro Cárdenas Del Río tomó la decisión, patriota y visionaria, de expropiar el petróleo en beneficio del pueblo y del país. Sin embargo, después de este hecho histórico y hasta nuestros días, se ha mantenido latente la gran tentación y el riesgo de volver a entregar los recursos energéticos a particulares nacionales y extranjeros. Por eso, con toda claridad, sostengo que durante nuestro gobierno se cumplirá lo que establece el Artículo 27 Constitucional en materia de petróleo.

Además, nos oponemos a la privatización del petróleo porque queremos vivir en paz. Si se entrega la renta petrolera a particulares, no habría suficiente presupuesto. Las empresas petroleras privadas no pagarían impuestos por 640 mil millones de pesos, como lo hace actualmente Pemex. Por ejemplo, según datos de la Bolsa Mexicana de Valores, las 10 más grandes corporaciones empresariales obtuvieron en 2010 en conjunto ingresos equivalentes a los de Pemex (1.3 billones de pesos) y sólo contribuyeron al erario con 40 mil millones de pesos, es decir, 15 veces menos que lo aportado por Pemex. En consecuencia, si se opta por la privatización, no se tendrían recursos para garantizar el desarrollo ni el bienestar de los mexicanos. Y semejante irresponsabilidad no se le ocurriría a nadie que tenga un poco de luz en la frente. No olvidemos que desde la expropiación hasta nuestros días, el petróleo ha sido un instrumento de paz y de estabilidad política. No se otorgarán jugosos contratos por acuerdos políticos y corrupción. Tal es el caso de proyectos como los de la Cuenca de Burgos o de Chicontepec, donde no se ha logrado producir más gas ni más petróleo, pero sí se ha causado un grave daño al patrimonio nacional.

Propuesta

  1. Manejar de manera integral al sector energético, para utilizar, en forma eslabonada, toda la cadena de valor (exploración, producción, refinación, petroquímica, gas, electricidad y energías renovables).
  2. Explotar el petróleo y el gas con criterios de sustentabilidad y de preservación del medio ambiente. No dominará la euforia por vender mayores volúmenes de crudo al extranjero con el agotamiento prematuro de los yacimientos y la quema de gas a la atmósfera.
  3. Dar prioridad a la inversión en exploración para mantener estables las reservas probadas con una tasa de reposición de cien por ciento.
  4. Construir cinco refinerías: en Tula, Hidalgo; Salamanca, Guanajuato; Salina Cruz, Oaxaca; Dos Bocas, Tabasco, y en Atasta, Campeche, con el propósito de generar empleos y dejar de importar 500 mil barriles diarios de gasolinas y diesel, que representan 51 por ciento del consumo actual, con una erogación de más de 27 mil millones de dólares anuales.
  5. Reducir el precio de las gasolinas, el diesel, el gas en beneficio de los consumidores y del sector industrial.
  6. Fortalecer a la industria petroquímica para frenar su deterioro y la acelerada y creciente dependencia del mercado exterior.
  7. Otorgar preferencia a las empresas nacionales en las compras y en los bienes y servicios que contrate Pemex.
  8. Destinar recursos suficientes para la investigación y el desarrollo tecnológico del sector energético.
  9. Impulsar un programa nacional de transición energética para disminuir la dependencia de combustibles fósiles y de recursos no renovables. Se cuidará la herencia de las futuras generaciones.
  10. Limpiar a Pemex de corrupción y de esta forma financiar gran parte de la inversión que demanda la industria petrolera.