logo


                 [    Esto es lo que sabemos de el…pero…¿qué hay de su vida? ¿quién es el en verdad?
                     Nosotros los Mexicanos exigimos conocer mejór a nuestros candidatos - sus valores,
                     sus errores, sus creencias, y sus promesas.
Nosotros queremos propuestas no basadas
                     en el pasado, sino en el futuro; no solo el nuestro, sino el de nuestros hijos y nietos.           ]

Josefina Vazquez Mota

pan

 

Fecha de nacimiento:
20 de Enero, 1961

Lugar de nacimiento:
Ciudad de México

Partido Político:
PAN (Partido de Acción Nacional)

Estudios:
Economista por la Universidad Iberoamericana

Página de Internet:
www.josefina.mx

 


                                     "No caeré en la tentación de ponerme bigote para gobernar"

EXPERIENCIA

Josefina Vázquez Mota transitó del mundo empresarial a la política en el año 2000. Llegó a la Cámara de Diputados como candidata externa del PAN, pero apenas unos meses después de asumir el cargo fue llamada por Vicente Fox para sumarse a su gabinete. Fue secretaria de Desarrollo Social cinco años y titular de la SEP entre 2006 y 2009, cuando renunció para postularse, nuevamente por la vía plurinominal, a la Cámara baja. Nunca ha ganado un cargo de elección popular por voto directo.

Cargos públicos:

Electoral:

 


ORÍGENES

Milita en el Partido Acción Nacional (PAN) desde 1980, aunque fue hasta el 2000 cuando fue postulada por su partido como candidata a diputada federal por la vía plurinominal.

Solicitó licencia para convertirse en la primera mujer en ocupar la titularidad de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) con el primer gobierno de transición de Vicente Fox. En 2006 se incorporó a la campaña presidencial de Felipe Calderón Hinojosa.

Tras la elección de julio de ese año, Vázquez Mota se convirtió en Coordinadora de Enlace Político de Calderón hasta que fue designada secretaria de Educación Pública, en donde también fue la primera mujer en el cargo.

En abril de 2009 renunció para postularse como diputada federal del PAN, y ser designada como Coordinadora del Grupo Parlamentario en la Cámara baja.

Pidió licencia como diputada federal para iniciar la precampaña por la candidatura panista a la Presidencia, que ganó el 5 de febrero de 2012 en una elección interna contra el senador Santiago Creel y el exsecretario de Hacienda, Ernesto Cordero.

FORTALEZAS Y DEBILIDADES

Vázquez Mota ganó la candidatura panista en la primera vuelta de la elección interna, logrando más del 50% de los votos requeridos y superando por más de diez al segundo lugar, Ernesto Cordero.

El PAN apuesta por la condición de género para impulsar la candidatura de Josefina Vázquez Mota. El presidente nacional del partido, Gustavo Madero, asegura que los mexicanos prefieren a las mujeres porque son mejores en la administración de recursos y son menos propensas a la corrupción.

La exsecretaria de Estado es la única mujer panista que ha contendido por la Presidencia y aunque es la quinta en la historia de México, es considerada la primera con posibilidades reales de ganar.

Vázquez Mota es segundo lugar en las preferencias electorales, por debajo del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto.

El equipo del priista ha criticado su trayectoria política. Aseguran que en los gobiernos panistas ha aumentado el número de pobres y han empeorado el nivel de educación, según organismos internacionales. 

SUS DESAFÍOS

Ha dicho que la lucha contra el crimen organizado del presidente Felipe Calderón es una estrategia valiente y necesaria, pero ha omitido explicar si de ganar la presidencia mantendrá los operativos de las fuerzas armadas federales.

La aspirante panista se enfrenta a duras críticas de organizaciones civiles hacia el gobierno de Calderón de que la lucha contra el crimen ha dejado más de 50,000 muertos y 10,000 desaparecidos.

Vázquez Mota también deberá continuar y finalizar en 2013 con la depuración de policías y la aplicación de controles de confianza que inició Calderón, en donde ha habido resistencia por parte de las entidades federativas.

Asegura que pese a todo, tendrá un gobierno de coalición, en donde permitirá la suma de “los mejores hombres y las mejores mujeres”, independientemente del partido político al que pertenezcan.


 

................................................................................................................................................................................

PROMESAS Y PROPUESTAS

 

POLITICA

¿Cuál sería su principal medida de combate a la corrupción?
Primero, ser iguales frente a la ley sin importar si se es político o empresario. Estoy a favor de que se elimine el fuero, por ejemplo. Hay que cumplir la ley, debe haber consecuencias sin distingo, y fortalecer el ejercicio de la autoridad. Que no se confunda con autoritarismo, pero cuando las "ladies de Polanco" ofenden a un policía porque es asalariado y lo humillan, y no solamente lo retan sino que atropellan su autoridad, perdemos mucho en el Estado de derecho y la vida institucional. El camino para combatir la corrupción es que la ley se aplique.

¿Cuáles serían sus criterios para conformar su gabinete?
Es fundamental la capacidad y el talento. Y mi trayectoria política podría abonar a mi respuesta: yo llegué a Sedesol y cuando conocí muy bien la institución tomé la decisión de conformar un equipo que dio resultados. Se conformó con capacidades y talentos probados, sin preguntar ninguna otra característica más que su capacidad, su compromiso y su honorabilidad. Entiendo la lealtad como una lealtad al país y a las instituciones, y no como una lealtad solamente de carácter personal. Y ser leal a una institución no es fácil, lo digo por experiencia; significa enfrentar muchas batallas, muchas veces en solitario. Es más fácil estar en un terreno de la complacencia, que defender la vida institucional.


ECONOMIA

¿Promovería la aplicación del IVA en todos los productos, incluyendo medicinas y alimentos?
Más que una medida parcial, lo que requerimos es una reforma hacendaria integral. En las economías modernas es claro que los impuestos que mejor han evolucionado son los impuestos al consumo, porque si bien no son perfectos, son los que cobran de manera más equitativa y evitan las exenciones, las prebendas y que ciertos sectores se beneficien a costa de la mayoría. Lo cierto es que en México tenemos una hacienda pública débil, nos urge crecer más y de mejor manera, y ahí los aspectos fiscales juegan un papel relevante. Es uno de los pasos que tendremos que dar, ojalá más pronto que tarde, pero deberá ir acompañado de un mejor esquema de ejercicio de gasto y de incentivos para la inversión y generación de empleos.

¿Cuál sería su política de gasto para impulsar la economía interna?
Hay que hacer una revisión total de los mercados internos. Fortalecer la economía interna no con los esquemas de los años sesenta de proteccionismo, pero sí replantear la relación entre Estado y mercado. El mercado por sí no resuelve del todo las demandas y las necesidades, ni tampoco el Estado megalómano resuelve lo que los ciudadanos requieren. Tenemos que proponernos que millones de mexicanos se conviertan en consumidores, y lo van a hacer teniendo un ingreso a través de un empleo.

La apertura fue una gran apuesta, pero no la acompañamos fortaleciendo los mercados internos; hay que hacerlo con muchas medidas, como ampliar el crédito, con desregulaciones y vinculando esos mercados con un mundo globalizado.

¿Qué opina de crear un solo instituto de seguridad social, de acceso universal y desparecer el IMSS e ISSSTE?
Tenemos que hacer una revisión profunda de las instituciones. Hacer un padrón para saber cuántos beneficiarios tenemos es fundamental. La experiencia en Sedesol me dice que necesitamos mejores bases de datos y dar un piso mucho más parejo que fortalezca a la población de menores ingresos. Estoy totalmente decidida a, sin trastocar beneficios o derechos sociales, hacer una revisión institucional, de tal suerte que se eviten fugas, intermediarios, corrupción o seguir beneficiando con rentas de gasto público a ciertos grupos que viven de esas rentas.

¿En el próximo sexenio debería haber una nueva reforma energética?
Más que una nueva reforma energética, lo que requerimos es seguir trabajando en aspectos que no hemos reformado. Somos de los pocos países en los que lo energético está más en el terreno de lo ideológico que en la modernidad y el cambio. Sin renunciar a lo que significa el sector energético, tenemos que admitir que en este tema nuestra mirada está mucho más anclada al pasado que viendo hacia el futuro; si queremos crecer más, no lo podemos hacer con un sector energético lleno de candados y ataduras.


SOCIEDAD

¿Mantendría los mismos programas de combate a la pobreza que existen actualmente?
Yo haría una revisión profunda. Hay programas exitosos, como el caso de Oportunidades, pero yo haría una segunda plataforma pues hoy requiere una transición al acceso a créditos, al desarrollo de capital humano de manera mucho más clara. Estamos obligados a reorientar, mejorar o crear condiciones de políticas públicas que creen puertas de salida a la pobreza y no solamente mantenimiento permanente de las condiciones de pobreza.

¿Enfrentaría a la industria refresquera y de alimentos procesados para atender el problema de obesidad en el país?
Más que enfrentar a una industria, tenemos que enfrentar la epidemia de sobrepeso que estamos padeciendo. No hay forma, si esta epidemia sigue creciendo, de que el sistema de salud sea financieramente viable para atender las enfermedades que vendrán. Necesitamos reeducarnos en las familias, en las escuelas y lograr que no haya niños sedentarios. Hoy, entre la inseguridad y la tecnología, los niños son mucho más sedentarios. Debemos tener una estrategia integral en la que todos asumamos un compromiso, la industria desde luego. Pero no es tan sencillo ni requiere solamente de la voluntad de una de las partes.

 

EDUCACION

¿Usted podría prescindir de Elba Esther Gordillo para impulsar una mejora en la educación?
Lo que tenemos que hacer es una gran alianza con los maestros y con los padres de familia. Tenemos que despolitizar la educación. Para mí la educación sería mi prioridad, con todo lo que ello significa en cuanto a esfuerzos. El gran pendiente y desafío está en la calidad educativa, y esto implica muchas decisiones importantes. Quiero construir un México para todos y el camino para hacerlo se llama una mejor educación. Ésa es la mejor apuesta de justicia y de movilidad social.


¿Se puede hacer eso sin Elba Esther Gordillo?
Yo insistiría, lo tenemos que hacer con los maestros, con los que estén dispuestos a modernizar y a transitar a que la educación no esté en la arena de una contienda política y electoral. Tenemos que evitar que la educación sea rehén de cualquier otra consideración.

 

SEGURIDAD Y CRIMEN ORGANIZADO

¿Ordenaría el regreso del Ejército a sus cuarteles?
El único camino es contar con policías estatales y municipales fuertes, que den certeza a la ciudadanía, y que tengamos una reestructuración general de los cuerpos policiacos en el país. Sólo lo podremos hacer en donde tengamos instituciones locales fuertes, como es el caso de los ministerios públicos.

El Ejército está en las calles ante la debilidad institucional de las policías y la no certeza o inseguridad que viven los ciudadanos. La presencia del Ejército ha sido solicitada por los gobiernos estatales y por muchos ciudadanos.

Con este programa, ¿podría hablarse de una fecha tentativa para el regreso de las tropas a los cuarteles?
Tenemos que diferenciar, no podemos generalizar la misma medida en todo el país; en el Distrito Federal no los tenemos, por ejemplo, con la presencia en la que están en Chihuahua, Tamaulipas y otros estados del norte y del sur-sureste. La realidad no es la misma para todos los ciudadanos. El tiempo estará en función de los acuerdos que logremos en materia de corresponsabilidad; en la aprobación de ciertas leyes, como es el mando único de la policía, que hoy no tiene el estado, y en la capacidad de transformar las instituciones; hay instituciones que ya no responden a lo que estamos enfrentando.

Si el Congreso crea una Comisión de la Verdad, ¿apoyaría dichas investigaciones desde el Ejecutivo?
Estoy convencida de que la gran debilidad que tenemos es por no tener esas instituciones y de que hemos debilitado al Estado. Tenemos que tener instituciones mucho más fuertes, y no estoy hablando de un Estado autoritario, sino de un Estado fuerte, con reglas claras, donde las instituciones estén por encima de las coyunturas o voluntades personales. Que castigue la impunidad y la corrupción.

Hablar de una Comisión de la Verdad nos remontaría a las dictaduras de América Latina de los años setenta. Lo que sí es fundamental es tener una ley de atención a víctimas que hoy no tenemos, un fondo para las víctimas, que no pueden considerarse como daño colateral bajo ninguna circunstancia. Tenemos que dar certeza a las Fuerzas Armadas sin dañar los derechos humanos. Y, en la medida en que logremos un Estado fuerte, no autoritario, podremos transparentar cada una de las acciones, no solamente de lo que ha venido sucediendo, sino de lo que seguirá sucediendo en el futuro.

Mencione una medida, distinta a las tomadas por el actual gobierno, para reducir los niveles de violencia en el país.
Gracias a lo que el presidente Calderón ha venido construyendo hoy podemos hablar de una segunda etapa, una segunda fase en la agenda de seguridad. Una medida fundamental es revisar profundamente el sistema federalista. Hoy tenemos un sistema que ha otorgado un poder económico y político a las entidades federativas, pero no tenemos corresponsabilidad suficiente. Desde mi experiencia en el Ejecutivo, en Sedesol y la SEP, más que un auténtico federalismo, hemos hecho transferencia de recursos. No tenemos contrapesos, rendición de cuentas ni consecuencias cuando las reglas se incumplen. Urge tener reglas claras no solamente en materia de seguridad, sino en general. Tenemos que atrevernos a trastocar esto si queremos una agenda de seguridad mucho más eficaz y eficiente. No puede seguir siendo un asunto de la Federación o de una sola persona, tiene que convertirse en un propósito de unidad, cohesión social y de liderazgos a nivel nacional.

¿Cuál es su postura respecto a legalizar algunas drogas?
Estaría a favor de abrir un debate serio y responsable. Hablar de legalización cuando no tenemos instituciones que den la certeza que se requiere, cuando los ciudadanos no confían lo suficiente en los ministerios públicos y las policías, cuando tenemos un problema real de fronteras, cuando no hay una respuesta suficiente de Estados Unidos en materia de consumo o venta de armas, creo que de pronto legalizar significaría más una rendición.

No estoy en contra de que se debata, pero ante la debilidad institucional que tenemos y la ausencia de leyes que resultan indispensables, como la de lavado de dinero, legalizar algunas drogas no resolvería el problema, y muy probablemente nos abriría frentes mucho más delicados que hoy por hoy no tenemos capacidad de enfrentar.

¿Qué dice a quienes proponen pactar con el crimen organizado?
Absolutamente no. No puede haber tregua frente a los asesinos, frente quienes secuestran y extorsionan, frente a quienes, violentando todas las leyes, se hacen de un dinero que no les pertenece. O simple y sencillamente lastiman y acaban con la vida de familias completas. No son presos políticos, son delincuentes. Ni tregua, ni rendición, mucho menos negociación. Frente al crimen organizado no podemos rendir al Estado mexicano.

 

PETROLEO Y PEMEX

En este 74 aniversario de la expropiación petrolera de 1938, nos encontramos con una industria fundamental para el desarrollo que, sin embargo, tiene un impacto mucho menor en el crecimiento de nuestra economía del que es posible y necesario. Es imperativo construir una agenda de transformación para la industria que goce del apoyo amplio de la sociedad y de las fuerzas políticas.

La agenda prioritaria de México es el crecimiento económico elevado y sostenido. Un país que crece, consume más energía, lo que nos obliga a contar con un sector energético sólido y moderno. Los hidrocarburos no deben ser sólo instrumento de recaudación, sino que deben ser estímulo a la inversión. En la actualidad, la industria aporta aproximadamente 35 por ciento de los recursos públicos del país, 15 por ciento de las exportaciones totales nacionales, y una plataforma de producción del orden de los 2.6 millones de barriles diarios de petróleo, nivel que representa una disminución de aproximadamente 700 mil barriles respecto a 2004.

En el futuro, el petróleo tendrá que extraerse de yacimientos de alta complejidad y elevado costo, lo que requerirá de un gran esfuerzo que incremente la capacidad de ejecución y de inversión. Deberemos adoptar las mejores prácticas en la administración del riesgo, así como desarrollar y utilizar las tecnologías más avanzadas para la explotación eficaz de los nuevos yacimientos.

Pemex tiene que ser más competitiva y funcionar como una empresa pública moderna. Para lograrlo es indispensable complementar los recursos públicos disponibles con bonos ciudadanos y bursatilizando un porcentaje minoritario de acciones de la empresa. El propósito es que la empresa tenga capacidad de hacer valer su rol estratégico dentro de un marco económico y legal propicio, con incentivos que permitan su modernización y eficiencia. Es impostergable fortalecer la exploración y producción de gas natural, insumo básico para la industria y motor estratégico del mercado interno. Para ello se requiere un acelerado crecimiento de la red de gasoductos. La nueva ley de asociaciones público-privadas representa el mejor instrumento para elevar la coinversión en este sector.

Pemex debe transformarse en una empresa con capacidad de planear para el largo plazo. Es impostergable liberar nuestro mercado energético, permitiendo alianzas estratégicas de PEMEX con otras empresas en un entorno de competencia. Las alianzas son clave porque carecemos de la tecnología para explotar el petróleo en aguas profundas y las inmensas reservas de gas de lutitas.También debemos estimular el desarrollo acelerado de energías renovables como la eólica y la solar por parte de productores independientes. Esto sólo será posible si se alinean correctamente los incentivos en un marco de certeza jurídica a las inversiones.

La petroquímica ofrece un enorme potencial de agregar valor a nuestro petróleo. Tenemos que terminar con los diversos frenos normativos que lo impiden. Además, un cambio de esa naturaleza permitiría competir en biotecnología y nanotecnología, industrias punteras del futuro. Debemos, en suma, detonar el crecimiento del sector energético elevando la capacidad de inversión de Pemex. El fin último debe ser que ganen los ciudadanos, tener mejores hospitales, carreteras y escuelas con el producto de nuestra riqueza natural, sin afectar los derechos de los trabajadores ni comprometer la soberanía de la Nación. Más inversión, más productividad, más empleos, sin perder recaudación. Creciendo el pastel todos ganamos.